Post Image

Las velarias o tensoestructuras se han vuelto una excelente opción a la hora de cubrir espacios, y su aplicación en proyectos de distintos sectores se ha vuelto cada vez más recurrente.

Pero las velarias lamentablemente tampoco están exentas de la piratería, pues cada vez es más común encontrar a loneros que mienten a sus clientes y les afirman que también son expertos en la fabricación e instalación de tensoestructuras, cuando no es así.

Esta falta de profesionalismo ha provocado que algunos vean a las velarias o cubiertas de mallasombra como inseguras.

En las últimas ferias de construcción en las que hemos tenido presencia nos sorprendió toparnos con más de algún asistente que dijo haber tenido una mala experiencia con una velaría, pues esta colapsó fácilmente en un día de viento.

Para que un cliente esté seguro que está contratando un despacho profesional de arquitectura textil debe de tomar en cuenta los siguientes puntos:

1. Los años de experiencia.

La primera velaría se instaló en México hace más de 20 años, pero éstas registraron un boom hace apenas unos años. Las empresas que cuentan con 10 a 15 años de experiencia en el mercado son las más confiables, pues han trabajado en la elaboración de tensoestructuras antes de que se volvieran populares.

2. Su conocimiento sobre materiales para velarias.

Nada distingue más a un experto de un aficionado que su conocimiento en materiales para la elaboración de velarias. Y es que aunque hay materiales nacionales, existen muchos materiales de importación para la elaboración de tensoestructuras o lonarias. Estos son las marcas más comunes: Verseidag, Dickson, La Marina, Mehler, Serge Ferrari, Sioen, entre otras.

Si el despacho de arquitectura textil no está familiarizado o no utiliza alguna de estas marcas, muy probablemente entregará una velaría deficiente y de dudosa calidad.

Existen algunos otros materiales como Lac650, Sunbrella, Fortoflex, Oplex, Limor, Stamisol, Plastik Planen entre otras cuyo uso es común en toldos planos de dimensiones mínimas y su uso no es recomendable para velarias o tensoestructuras. Si la empresa con quien estás cotizando un proyecto de velaria te las ofrece, es porque definitivamente no domina el tema.

Existen otros materiales como Comercial 95 mallasombra de Distribuidora Orli o sus semejantes de industrias Limor con los cuales se pueden realizar proyectos de arquitectura textil en menor escala, asímismo, materiales como textilene, stamisol y algunos otros materiales catalogados como mesh pueden utilizarse en cubiertas para fachadas con formas atractivas.

3. Su conocimiento sobre estudios de túnel de viento.

Las velarias o lonarias son estructuras con formas geométricas muy peculiares, por lo que a mayoría de los reglamentos nacionales e internacionales en los apéndices de diseño por viento piden como requisito hacer un estudio de túnel de viento para encontrar las presiones a las que estará sometida la estructura.

En Velarias Hyparch ofrecemos a nuestros clientes una simulación virtual en túnel de viento para poder detectar de esta forma cuándo una estructura puede ser sensible a efectos dinámicos y evitar así posibles colapsos de estructuras.

4. El precio de la velaría

Con las tensoestructuras, así como con otros productos o servicios, lo barato sale caro. Si el proyecto que cotizas con un despacho es desproporcionalmente más económico que con otros o con proyectos similares en el mercado, hay que tener cuidado.

Estos puntos son los más importantes a revisar a la hora de contratar un despacho de arquitectura textil, sin embargo, también se recomienda solicitarle al despacho de su portafolio de proyectos para ver las obras que han hecho para otros clientes.

Siguiente
¿ Qué es una velaria ?