Post Image

La historia de las tenso estructuras y sus orígenes se remontan incluso a la era de hielo.

Se dice que en aquel entonces los nómadas fueron los que construyeron las primeras estructuras para hacer sus refugios con pieles de animales, ramas y hasta hojas.

Por otra parte, los “tipis” que construían los nativos americanos, también son un ejemplo de los antecesores de las velarias y son admirados aún hoy en día por su diseño estructural.

A partir del siglo XX existieron otras antecesoras de las velarias que siguen construyéndose hasta la fecha: las carpas de circo.

Pero además de los circos, también hubo otras estructuras tensadas en distintos países a través de la historia. Algunos ejemplo son las tiendas de los tianguis o mercados, los cuales eran muy populares desde hace varias décadas en lugares como México y Marruecos.

Las tensoestructuras han evolucionado a través de la historia gracias a la misma evolución de los materiales y la tecnología con que se fabrican.

Sin embargo, quien llegó a revolucionar la historia de las tensoestructuras fue el arquitecto alemán Frei Otto.

Otto estudió las burbujas de jabón y los sistemas de las ramas, entre otras estructuras de la naturaleza y se inspiró en éstas para fijar las bases de la arquitectura ligera.

El arquitecto alemán encontró que la naturaleza crea formas muy eficientes y que usan el mínimo de material.

Fundó en la década de los 60 el Instituto de Estructuras Ligeras, en la Universidad de Stuttgart en Alemania y en 1967, desarrolló su primer tenso estructura a gran escala para el Pabellón alemán en la Exposición de Montreal.

Sin embargo, la obra más significativa del pionero de las tensoestructuras es la cubierta que fabricó para el estadio olímpico de Múnich.

A partir de las obras e investigaciones de Otto, la arquitectura textil comenzó a ganar más espacios y las tensoestructuras están cada vez más presentes en proyectos arquitectónicos.

En Hyparch estamos orgullosos de ser una firma de arquitectura textil que ha impulsado la fabricación de tensoestructuras en México.

Siguiente
El precio de las velarias